Saltar al contenido

Gumaro Pérez habría reportado amenazas

• Fue golpeado por licenciados cuando realizaba su labor periodística

• Han de ser “pesados” porque no los quería detener

Reportado amenazas


A un día de haberse aprobado la ley para la protección a los periodistas del Estado de Veracruz, el periodista y director del Semanario Voz del Sur fue agredido a golpes por un abogado en las instalaciones del la Agencia Primera del Ministerio Público de Acayucan.


Alrededor de las 20:00 horas de este viernes el periodista Gumaro Pérez Aguilando se encontraba recopilando información sobre un caso de agresiones dolosas y cuando intentó capturar imágenes de las personas involucradas éstas lo agredieron brutalmente en el rostro y destrozaron su cámara fotográfica.

Gumaro había sido víctima de una agresión.

Lo anterior provocó que los comunicólogos acudieran a las instalaciones del la dependencia adherida a la Procuraduría General de Justicia del Estado de Veracruz, para apoyar al agredido y exigir al titular del MP, Marco Antonio Pérez Guzmán, justicia para Pérez Aguilando.


Fue víctima de agresiones en el año 2012 mientras desempeñaba su labor periodística.

El problema no cesó, a la llegada de la presidenta de la Unión de Periodistas de Acayucan (UPA), Esperanza Arias Rodríguez, los agresores de Gumaro también agredieron a la dirigente. Fue víctima de agresiones en el año 2012 mientras desempeñaba su labor periodística.

El director del Semanario Voz Del Sur y también colaborador de Diario Acayucan, Gumaro Pérez, presentó la respectiva denuncia y quedó en espera de la aplicación de la ley conforme a derecho.
Los más de 45 agremiados de la UPA se congregaron en el MP, donde se dieron las agresiones, y exigieron al titular de la dependencia que se haga justicia en cuanto al caso. Aseguraron que de no resolverse la situación exigirán al Procurador de General de Justicia Amadeo Flores Espinoza y al Gobernador Javier Duarte de Ochoa, que intervengan en la situación, a fin de que la ley tome su lugar.

Cabe hacer mención que en dos ocasiones el Ministerio Público, Marco Antonio Pérez Guzmán, llamó al periodista para que llegara a un arreglo antes de que hicieran formal la denuncia, sin embargo el comunicólogo se negó a realizar algún tipo de negociación.

Fue en ese momento cuando se pudo notar la protección que se le estaba dando a los denunciados.  La presidenta de la Unión de Periodistas pidió vía telefónica al Subprocurador de Justicia de la zona Coatzacoalcos, que interviniera y diera la orden al Ministerio Público que sacara a los involucrados del inmueble.

La UPA pidió la intervención de la Policía Municipal para exigir la detención de los agresores y otro sujeto más que se sumó a la disputa para defender a los agresivos sujetos, quienes al momento de ver que serían detenidos intentaron abrir la puerta de la Agencia de Ministerio Público a empujones.
Los tres, quienes dijeron ser abogados litigantes, fueron trasladados a la cárcel municipal, sin embargo la policía no los trasladó a la celda y los dejó en una oficina privada que se encuentra a un costado de la oficina del oficial de barandilla.

Hasta ese momento, alrededor de las 23:30 horas, los comunicólogos notaron la protección que estaban recibiendo los denunciados, pues al parecer se trataba de “influyentes” que radican en el puerto de Coatzacoalcos.

Información acerca de los detenidos no hubo. En la agencia del Ministerio Público dijeron que no sabían las generales de los denunciados porque no habían rendido ellos su declaración, mientras tanto en la policía municipal que se encuentra dirigida por Víctor Acrelio Alegría Antonio, no registraron a los sujetos como detenidos y mucho menos les pidieron sus generales.