El Cáncer De Páncreas

La incidencia del cáncer de páncreas se ha calculado en 10 casos por 100.000 habitantes; la edad media de presentación clínica es de 69 años, con una ligera preponderancia en el sexo masculino (relación 1,2-1,5 a 1 respecto al sexo femenino).  La supervivencia global al cabo de 1 año de efectuado el diagnóstico es muy baja (12%) y aún más la supervivencia a los 5 años (0,4-4%), la más baja de todos los cánceres.

Los síntomas precoces del cáncer de páncreas son generalmente inespecíficos por lo que son, a menudo, ignorados por el paciente y el médico. Entre estos síntomas precoces inespecíficos se incluyen: flatulencia, malestar general, diarrea, vómitos y estreñimiento.

Cuando la enfermedad progresa y se encuentra ya en fase avanzada el paciente se presenta ante el médico con una ictericia indolora y una historia de pérdida de peso corporal. La prevalencia de los síntomas varía de acuerdo con la localización (cabeza, cuerpo o cola del páncreas) y el tamaño del tumor que crece en el seno de la masa pancreática.

Cuando la presencia de ictericia se asocia con un tumor que asienta en el cuerpo o en la cola del páncreas invariablemente coincide con una presentación clínica muy tardía, lo que hace que las posibilidades de poder extirpar el tumor sean mínimas debido a la ya casi segura existencia de metástasis en el hígado y en los ganglios regionales.

La extirpación quirúrgica del tumor y del órgano donde asienta (sea parcial o total) es el tratamiento que ofrece mayores posibilidades de curación, aunque más del 80% de los pacientes se presentan al médico en una fase evolutiva en la que la enfermedad cancerosa se encuentra muy avanzada o ya inextirpable, lo que explica los muy bajos porcentajes de casos en los que es posible extirpar el tumor, es decir el tumor es “resecable” y, en consecuencia, los desalentadores porcentajes de supervivencia de esta neoplasia maligna.

La clave para aumentar los porcentajes de casos en los que sea posible la extirpación del tumor y de parte del órgano donde asienta (duodenopancreatectomía cefálica) o de la totalidad del páncreas (pancreatectomía total radical) radica, pues, en un diagnóstico precoz.

Cómo actuar ante una parada cardiaca

En un artículo publicado en la revista The Lancet del 17 de Marzo de 2007, miembros del Departamento de Urgencias del Surugadai Nihon University Hospital, Japón, se proponen investigar la eficacia de la resucitación realizada por transeúntes testigos de una parada cardiaca fuera del hospital mediante maniobras de compresión torácica, sin ventilación boca a boca.

El estudio, prospectivo y multicéntrico (han participado varios centros médicos) se ha realizado sobre pacientes a los que se les había practicado fuera del hospital, por transeúntes testigos del episodio, maniobras de resucitación. La valoración del resultado de las maniobras de resucitación se hizo teniendo en cuenta las secuelas de la parada cardiaca sobre el sistema nervioso.

Fueron incluidos en el estudio 4.068 adultos que habían sufrido una parada cardiaca fuera del hospital y que habían sido asistidos por transeúntes testigos del episodio: a 439 (11%) se les practicaron únicamente maniobras de compresión torácica (sólo resucitación cardiaca) por los transeúntes; a 712 (18%) una resucitación cardio-pulmonar convencional (compresión torácica + ventilación boca a boca); 2.917 (72%) no fueron atendidos por transeúntes.

En los individuos en los que se les intentó una resucitación por los transeúntes los resultados neurológicos fueron globalmente más favorables que en aquellos en los que no se hizo intento alguno.

Con la resucitación cardiaca (sólo compresión torácica) se obtuvieron mejores resultados neurológicos que con la resucitación cardiopulmonar convencional (compresión torácica + ventilación boca a boca) en los pacientes con apnea y en estado de shock, así como en aquellos en los que la resucitación se inició dentro de los 4 minutos de la parada cardiaca.

Sin embargo, no se ha demostrado evidencia de beneficio por la adición de la ventilación boca a boca en ninguno de los grupos de pacientes.

La conclusión es que las maniobras de compresión del tórax realizadas por transeúntes testigos de una parada cardiaca es la conducta preferible, de modo especial en aquellos con apnea, pulso que demuestra un estado de shock y en aquellos que son asistidos poco después de ocurrida la parada cardiaca.

Migraña: alteraciones morfológicas

En un artículo publicado en el sitio web de Farmacia del Ahorro, un grupo de investigadores del Massachussets General Hospital y de la Harvard Medical School, Boston (Mass., EEUU) se proponen examinar en los pacientes con migraña, las alteraciones morfológicas de la corteza cerebral en su área somato-sensitiva.

El área somato-sensitiva de la corteza cerebral humana esta localizada en la circunvolución post-central del lóbulo parietal (ver figura 1), y es la que recibe todos los impulsos nerviosos periféricos procedentes de todas las áreas del cuerpo, allí representadas en una extensión dependiente de la importancia del aporte sensitivo de cada área: el espacio ocupado por los impulsos sensitivos correspondientes a las manos es mucho mayor que el que le corresponde al dorso del cuerpo.

En su conjunto, el sistema somato-sensitivo (por el que transcurren todas las sensaciones originadas en el cuerpo) se constituye mediante tres largas neuronas:

  • La primera neurona asienta su cuerpo neuronal en el ganglio nervioso correspondiente a la raíz dorsal de cada nervio espinal. Si la sensación procede de la cabeza y el cuello el ganglio donde asienta la neurona es el correspondiente al nervio trigémino.
  • La segunda neurona asienta su cuerpo neuronal en la médula espinal o en el tronco central y su cilindroeje cruza al lado opuesto y termina en el tálamo (en su núcleo ventral posterior).
  • La tercera neurona tiene su cuerpo en el núcleo ventral posterior del tálamo y termina en la circunvolución post-central del lóbulo parietal.

El estudio ha sido realizado en 24 pacientes con migraña, subdividido en 12 pacientes que padecían migraña con aura, 12 pacientes con migraña sin aura y 12 controles. El grosor de la corteza cerebral correspondiente al área somato-sensitiva, en los dos grupos de pacientes con migraña y en el grupo control, fue medido en el Martinos Center for Biomedical Imaging del Massachussets General Hospital. Los resultados fueron los siguientes: en los pacientes con migraña el grosor de la corteza del área somato-sensitiva está aumentado en un 21% cuando se compara con el grosor del grupo utilizado como control.

El aumento de grosor más significativo se encontró en la parte caudal o inferior del área somato-sensitiva, que corresponde a zona que recibe los impulsos procedentes del área del nervio trigémino, donde está representada la cabeza y la cara. Las conclusiones son las siguientes:

  • El aumento de grosor de la corteza en el área somato-sensitiva de los pacientes con migraña indica que los mecanismos sensoriales del cerebro son componentes muy importantes de la migraña.
  • El área somato-sensitiva de la corteza cerebral juega un papel crucial en el procesamiento de los estímulos somato-sensoriales, dolorosos y no dolorosos.
  • Crisis repetidas de migraña pueden conducir al aumento de grosor del área somato-sensitiva, aunque también bien cabe la posibilidad de que la migraña sea el resultado de estas modificaciones estructurales del cerebro.

Cómo actuar ante un ataque al corazón

En un editorial publicado en el British Medical Journal del 7 de Julio de 2007, dos cardiólogos y una enfermera especialista en cardiología del Southmead Hospital de Bristol, Reino Unido, analizan las diferentes instrucciones publicadas acerca de las enfermedades que presentan los hombres en sus genitales (dolor intenso en el pecho), de modo especial en lo que se refiere a la inmediata medicación con nitrato de glicerina en tabletas o spray sublingual, y al momento en que se debe llamar a una ambulancia.

La British Heart Foundation avisa a los pacientes con enfermedad coronaria conocida que un dolor precordial que dura más de 15 minutos es un “ataque cardiaco” por obstrucción de arterias coronarias. Dentro de este periodo de tiempo, se aconseja a los pacientes aplicar un spray sublingual de nitrato de glicerina 3 veces, con intervalos de 5 minutos, antes de llamar a una ambulancia.

Una reciente campaña mediática de la British Heart Foundation aconseja textualmente a la población general que pueda sufrir por primera vez un dolor precordial: con un dolor intenso en el corazón su cuerpo le está diciendo que llame al llame inmediatamente al número de emergencias. Según los autores del editorial, la European Society of Cardiology no ofrece una guía precisa; simplemente aconseja “instruir cuidadosamente a los pacientes sobre el uso de la nitroglicerina de acción corta”.

La American Heart Association, que estaba anteriormente en la misma línea que la British Heart Foundation, en sus guías clínicas del año 2004 aconsejaba a los pacientes con síntomas (dolor precordial) que sugieren infarto de miocardio la aplicación de un spray sublingual de glicerol trinitrato (GTN) 5 minutos antes de  llamar a una ambulancia.

La mayoría de los síndromes coronarios agudos ocurren en individuos que ya han sido diagnosticados de su enfermedad coronaria y que acumulan factores de riesgo cardiovascular elevado.

En estos pacientes el riesgo de infarto de miocardio o muerte es de 5 a 7 veces más elevado que en la población general, y al menos el 70% de las muertes por enfermedad coronaria ocurren en individuos que ya han presentado manifestaciones clínicas de enfermedad cardiovascular.

Sin embargo, datos recientes muestran el 40% de la población general no llama inmediatamente a una ambulancia cuando presenta un dolor precordial sospechoso de crisis coronaria y/o infarto y que el mayor retraso ocurre en individuos con riesgo cardiovascular elevado (hipertensión arterial, hipercolesterolemia, diabetes, etc).

Teniendo en cuenta la acción farmacológica del nitrato de glicerina y los beneficios de una rápida asistencia en el servicio de urgencias cardíacas de un hospital, los autores del editorial del BMJ aconsejan:

  • los pacientes que han sido ya diagnosticados de enfermedad coronaria o que presentan factores de riesgo cardiovascular, deben llevar consigo tabletas o spray de nitrato de glicerina para aplicación sublingual.
  • En el caso de que sufran un dolor precordial agudo, deben aplicarse inmediatamente 2 dosis (800 microgramos).
  • Si el dolor persiste 5 minutos debe llamar a una ambulancia, sin perder el tiempo llamando a un familiar o a un amigo ni dirigirse él mismo al servicio de urgencias.